Las defensas metálicas son dispositivos de seguridad indispensables para la protección del automovilista, diseñadas para reducir la gravedad de las colisiones, así como disminuir la probabilidad de vuelco del vehículo. Se instalan en las carreteras y vialidades urbanas, los lugares donde exista peligro, ya sea por el alineamiento del camino, altura de los terraplenes, alcantarillas, otras estructuras o por accidentes topográficos, entre otros, con el fin de incrementar la seguridad de los usuarios, evitando en lo posible que los vehículos salgan del camino y encauzando su trayectoria hasta disipar la energía del impacto

  • Gracias a su diseño especial previenen la penetración de vehículos sin curso, evitando colisiones de autos en contrareflujo.
  • Reducen la severidad de accidentes, especialmente en tramos peligros como: acantilados y curvas pronunciadas.
  • Minimizan el peligro al regresar los vehículos sin dirección al tráfico normal
  • Aminoran el riesgo de un accidente mayor a los ocupantes del vehículo durante la colisión.
  • Máxima visibilidad nocturna, gracias al reflejante de alta intensidad instalado en cada junta de la defensa.
  • Reducen el daño al vehículo, permitiendo maniobrar después de la colisión
  • Carreteras de alta especificación
  • Autopistas de cuota
  • Como división  central en vías de dos sentidos
  • Carreteras de alta velocidad
  • Curvas pronunciadas